la Diabetes es una de las principales causas de enfermedades del corazón

se Estima que cerca del 10% de la población adulta brasileña es diabética y, según datos de la Sociedad Brasileña de Diabetes, el 41% de estas personas toman medicamentos, el 29% hace apenas dieta, el 23% no sigue ningún tratamiento y el 7% son dependientes de insulina

Aproximadamente 13 millones de personas sufren de diabetes en Brasil, según datos de la SBD (sociedad Brasil de diabetes). La diabetes es uno de los principales factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares como: infartos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y obstrucciones de las arterias, especialmente de las piernas y pies, además de formación de aneurismas – dilatación de un vaso sanguíneo. Un estilo de vida saludable dificulta la aparición de los males que pueden acometer las funciones del corazón.

el riesgo de que un diabético sufra un infarto alcanza un 40% más en los hombres y un 50% más en las mujeres. Cuando la enfermedad se instala, potencia otras condiciones de riesgo, como la presión alta y el colesterol elevado. La diabetes es una especie de combustible perverso, difícil de eliminar y listo para causar muchos problemas.

la diabetes tipo II ofrece más posibilidades de aparición de enfermedades cardiovasculares. La mala alimentación, la falta de actividad física regular y el seguimiento médico adecuado son hábitos que deben modificarse. Los Cuidados dietéticos protegen el páncreas y así no agota precozmente su capacidad de producción de insulina.

aunque la diabetes tipo I es menos frecuente y ocurre en la infancia o en la adolescencia la enfermedad está asociada a un problema inmunológico – cuando el organismo no funciona correctamente y también ofrece riesgos para el corazón. El portador de esta categoría de la enfermedad necesita insulina diariamente para controlar la glucosa en sangre.

de acuerdo con el cardiólogo y médico general del HCor – Hospital del corazón, en Sao Paulo, Abram Cury controlar el peso, practicar actividades físicas regulares, reducir carbohidratos, así como realizar comidas en horarios regulares son actitudes que pueden prevenir la diabetes tipo II, además del control definitivo de la enfermedad y consecuentemente el buen funcionamiento del corazón. “Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario medicamentos para controlar la glucemia del paciente”, complementa el cardiólogo.

además de que el paciente diabético tiene más riesgo de contraer enfermedades del corazón, es necesario un cuidado redoblado incluso después del tratamiento. “Eso es porque siempre habrá tendencia a obstrucciones de las arterias. “Es importante no buscar ayuda solo en momentos de salud más graves, sino principalmente para la prevención de patologías. Si las enfermedades no son evitadas podrán traer consecuencias mucho más serias a la salud”, finaliza el médico del HCor.

Diabetes y enfermedades cardiovasculares:

las enfermedades cardiovasculares se encuentran entre las causas más frecuentes de muerte en Brasil. Evitar la diabetes significa evitar esta amenaza. Y no es difícil seguir este camino.

primero, es necesario evaluar la presencia de factores de riesgo como el tabaquismo, el exceso de grasa abdominal, la hipertensión, el estilo de vida sedentario, la dieta baja en fibra y los antecedentes familiares de diabetes. Cuando estos factores existen, el seguimiento con un profesional de la salud promueve una mejora gradual en el estilo de vida y reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad en aproximadamente un 60%.

en personas con diabetes, la guía ayuda a reducir la grasa abdominal y a controlar mejor los niveles de presión arterial, colesterol y glucosa, disminuyendo los riesgos de infarto y de AVC. Ya los que no han desarrollado ningún factor de riesgo saben: una buena alimentación y ejercicio físico regular pueden mantener la diabetes muy lejos.

para ayudar a mantener los niveles de azúcar en la sangre y mantener su corazón sano también debe:

  • Seguir una dieta balanceada, rica en frutas, hortalizas (legumbres y verduras), granos integrales, productos como leches y sus derivados desnatados;
  • practicar actividades físicas regularmente;
  • mantener un peso saludable;
  • siempre consultar a su médico para una orientación adecuada y en algunos casos contar con la ayuda de un nutricionista son consejos que pueden ser esenciales para una vida saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.